Recuperar la salud a través del origami

En este post, Ronald Koh comparte su desafío con los graves problemas de salud y el camino hacia la recuperación a través de su pasión por el origami. Es un ejemplo inspirador de fuerza interior, perseverancia y del valioso beneficio para la salud que supone la práctica del origami.

El origami y yo

El origami ha sido una parte importante de mi vida desde que tengo uso de razón. Para mí fue una historia de amor, con la que quise llenar mis años de crepúsculo. Después, un derrame cerebral agudo me inmovilizó el lado dominante del cuerpo y me relegó a una silla de ruedas y a depender de otros. Mientras estaba en el hospital en las sombrías primeras horas, sentí que era el final. El fin de la vida tal y como la había vivido. Y el fin del origami para mí.

O eso pensaba.

Como mucha gente en Singapur, conocí las formas tradicionales del origami a una edad muy temprana. Mi fascinación por la papiroflexia se encendió a finales de los años sesenta a través de la serie de televisión de Robert Harbin sobre la papiroflexia. Entonces cayó en mis manos el libro “Secrets of Origami” de Robert Harbin. He doblado todo en él de cabo a rabo. Luego me puse en contacto con la British Origami Society (BOS) y el Origami Center of America (precursor de OrigamiUSA), y compré más libros. A partir de ese momento no hubo vuelta atrás.

A partir de doblar los diseños de otros, empecé a diseñar poco a poco mis propios modelos.

El origami es a la vez arte y ciencia, con principios que pueden aplicarse a la vida cotidiana. En mi vida laboral, he utilizado ejemplos de origami en charlas de motivación, para ilustrar los enfoques de la resolución de problemas, el pensamiento fuera de la caja, el pensamiento creativo, etc.

Algunos de mis familiares y amigos me trajeron paquetes de papel de origami al hospital. Al principio pensé que este gesto era insensible. ¿Qué esperaban que hiciera, con mi mano dominante fuera de servicio? Luego, en momentos más tranquilos y para obviar el aburrimiento, sacaba una hoja de papel para garabatear. Conseguí doblar una simple mariposa usando sólo mi mano no dominante. Me di cuenta de que, ya sea por intención o por casualidad, el regalo del papel de origami era un mensaje para que dejara de compadecerme de mí mismo. Que no todo está perdido. Tengo que ponerme en el estado de ánimo adecuado y trabajar para recuperarme. Comenzando con estos pequeños paquetes de papel de origami.

A partir de ese momento, doblaba casi todos los momentos de tiempo libre que tenía en el hospital. Y tuve muchas, entre pruebas médicas, procedimientos, comidas y sesiones de fisioterapia. Pronto estuve doblando un montón de mariposas de Yoshizawa y Lafosse, corazones que laten de Petty y labios que hablan de Soon Young Lee, pájaros que aletean, etc. La papiroflexia se hizo notar rápidamente, y las enfermeras, los médicos, los fisioterapeutas, los compañeros y sus visitantes fueron los destinatarios de buena gana.

Me animaron a seguir doblando, ya que hay pruebas científicas de que la producción en masa y el movimiento repetitivo estimulan el crecimiento de sinapsis y nuevas neuronas. Me pidieron que colocara mi mano inmovilizada sobre la mesa mientras doblaba, para recordar subliminalmente al cerebro que esa mano tiene un papel que desempeñar en la actividad. Con el tiempo, empecé a utilizar la mano y el brazo como un práctico pisapapeles.

El impulso de poder volver a hacer origami y recuperar mis capacidades físicas lo mejor posible me llenó de un estado de ánimo tan positivo que seguí con gusto cada sesión de fisioterapia y una rutina diaria de ejercicios por mi cuenta. Y, por supuesto, mi dosis diaria de origami.

Al cabo de varios meses ya estaba de pie y sin la silla de ruedas, y al cabo de algo más de un año ya era independiente del bastón. El brazo y la mano requieren mucho más tiempo y esfuerzo, pero se está recuperando. Hoy -tres años después- puedo mover los dedos de forma independiente, y sostener y agarrar objetos del tamaño de la palma de la mano. Puedo utilizar el dedo corazón para arrugar el papel. Al colocar los dedos correctamente con mi otra mano, puedo sujetar e insertar cada unidad modular durante el montaje de los modelos modulares. La musculatura fina de los dedos y del brazo sigue requiriendo terapia ocupacional para una mejor coordinación y fortalecimiento, para ser adecuadamente funcional.

Veo la luz al final de un largo y oscuro túnel, y estoy convencido de que encontraré la salida.

Ronald Koh

Visite el sitio web de Ronald Koh para saber más sobre su creativo trabajo de origami.

¿Sabes cómo ha ayudado el origami a alguien en sus problemas de salud? Por favor, compártalo con nosotros aquí.

Fotos por cortesía de Ronald Koh.

Puestos relacionados:

Deja un comentario

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

[activeKey]
[activeKey]